Salud

Conserva un rostro bello y saludable después de los cincuenta

Cómo minimizar los daños causados por el paso de los años en la piel y en el cabello. Tratamientos de gabinete y medidas que se pueden tomar en casa.

Durante la menopausia los cambios se van gestando en forma lenta. La disminución de los estrógenos en la epidermis produce atrofia de la misma. La piel se vuelve mucho más fina y deshidratada, lo que se traduce en la formación de arrugas finas.

Con el correr de los años, la merma de esta hormona hace que se sintetice menor cantidad de colágeno en la dermis; aparecen las arrugas más marcadas y se suma flacidez.

La buena noticia es que las tecnologías aplicadas a la salud de la piel (junto al mantenimiento de hábitos saludables) permiten minimizar los daños causados por el paso del tiempo. A continuación, una serie de consejos para un rostro bello y saludable después de los 50.
1 – Es indispensable el uso diario de cremas antiedad, que disminuyen los signos del fotoenvejecimiento. En el mercado hay una gran cantidad de cremas que combaten los radicales libres que ocasionan el envejecimiento prematuro.

2- Los peelings renuevan la piel. Se realizan en gabinete con punta de diamante o con distintos ácidos.

3 – Siempre se debe usar protección solar FPS 50+, en la cara, manos, escote y cuello. Tanto en invierno como en verano.

4 – Los rellenos con ácido hialurónico ayudan a recomponer la pérdida de los volúmenes, a rellenar los surcos y las depresiones de la piel. Hay una gran variedad, desde los más livianos que se utilizan para corregir las arrugas superficiales o surcos, hasta los rellenos de mayor viscosidad que se aplican para reponer el volumen perdido con el paso de los años.

5 – La toxina botulínica tipo A es un tratamiento ideal para tratar el envejecimiento. Elimina las arrugas de expresión. La marca que se utilice debe estar aprobada por la ANMAT.

6- El nuevo tratamiento de “lifting sin cirugía” es un gran aliado. Actúa por ultrasonido focalizado. Es efectivo para levantar las zonas con flacidez en las cejas, párpados, barbilla, cuello y escote. Con una sesión, el cambio es inmediato.

7 – Mantener una dieta adecuada para fortalecer el pelo. Son efectivos los suplementos con aminoácidos, vitaminas y oligoelementos (zinc o cobre). El médico podrá indicar tratamientos de mesoterapia, con medicamentos de uso tópico. En esta etapa de la vida, pelo luce más fino, seco, quebradizo y con menos brillo. El crecimiento se enlentece y la caída puede aumentar. Claro que la caída severa (alopecía) no puede atribuirse exclusivamente a la menopausia; deben descartarse otras patologías asociadas.

8 – Fotorejuvenecimiento con luz pulsada y láser. Es uno de los tratamientos para eliminar manchas propias del envejecimiento, así como las ojeras cuándo están pigmentadas. La luz láser deshace el pigmento y el propio organismo se encarga de eliminarlo. El pigmento puede surgir de la acumulación de melanina bajo los ojos. Además se utiliza para eliminar las venitas o telangiectácias.

9 – Tratamientos “full face” con mascáras faciales nutritivas.Se realiza una limpieza de la piel y luego se colocan máscaras y productos con principios activos indicados para cada necesidad.