en , ,

3 castillos con historias increíbles

Los castillos bonaerenses, detrás de sus paredes, dejan descubrir unas historias de película. Te invitamos a conocer los secretos mejor guardados de La Raquel (Castelli), Guerrero (Domselaar) y La Candelaria (Lobos).

Castillos para descubrir y enamorarse

En su vasto territorio, la provincia ostenta obras arquitectónicas bellísimas. Que tienen un legado cultural, histórico y sentimental únicos. Los castillos de Buenos Aires poseen un encanto muy particular. Y esconden historias increíbles, que merecen ser contadas y conocidas.

¡Adelante, te invitamos a pasar!

Amor, pasión y muerte

Castillo La Raquel

Cuando uno viaja por la Ruta 2 hacia la Costa Atlántica, a la altura de Castelli, en el kilómetro 168, se puede apreciar desde el auto la elegante figura del Castillo La Raquel.

Lo que muchos desconocen es que allí ocurrió un triste femicidio, que tuvo como protagonista a Felicitas Guerrero.
De aspecto y estilo francés, la edificación es un símbolo cabal que representa a la burguesía de mediados del siglo XIX.
Con paredes color salmón y techo de tejas, su alta torre parece seguir dominando la zona, como si fuese un atento centinela.

El castillo, construido en 1894, está situado al margen del río Salado y ocupa una extensión de 80 hectáreas, de las cuales la mitad fueron parquizadas por el reconocido paisajista danés Forkel.

Allí vivió la bella y rebelde Felicitas, hija de Carlos José Guerrero, que pertenecía a una de las más adineradas familias porteñas.

Castillo La Raquel

Ella, con tan sólo 15 años, era conocida en esa época como “La joya de los salones porteños”. Su padre, conservador y autoritario, le arregló un casamiento con un adinerado amigo suyo, Martín de Alzaga, por entonces propietario de las estancias donde hoy se erigen los balnearios de Pinamar y Cariló.

Castillo La Raquel

Claro que ella no quería ser la esposa de alguien que era 40 años mayor. Siendo joven y hermosa, se divertía pintando cuadros, tocando el piano, actuando y bailando.
Tras casarse a regañadientes, enviudó poco tiempo después. Tenía 20 años, era preciosa y millonaria. Y enseguida conoció a Samuel Sáenz Valiente, un joven propietario de la zona.

El 29 enero de 1872, Felicitas volvía de Buenos Aires para inaugurar un puente sobre el Salado y anunciar su matrimonio con el apuesto muchacho. Pero allí la esperaba Enrique Ocampo, un antiguo y despechado pretendiente, que la mató disparándole por la espalda.

Castillos, para recordar a Felicitas por siempre

 Castillo Guerrero en Domselaar

Después de la trágica muerte de Felicitas, la familia Guerrero decidió levantar en Domselaar, municipio de San Vicente, una bella y opulenta edificación, que a medida que se hacía iba tomando forma de castillo.

Así, en 1870, se construyó el Castillo Guerrero. El objetivo era recordar a la joven y, en su memoria, levantaron este gigante de concreto y finas terminaciones. 

En el presente funciona como museo. Y allí pueden apreciarse sus 24 habitaciones, que conservan valiosas obras de artes y objetos preciados del clan familiar. Hasta se exhibe la pistola con la cual Enrique Ocampo asesinó traicioneramente a Felicitas.

Por amor a una mujer

Castillo La Candelaria, Lobos


En Lobos, el
Castillo La Candelaria deslumbra con su bello estilo normando. Inaugurado en los albores del año 1900, su creación fue un regalo-homenaje de Don Orestes Piñeiro, un renombrado médico farmacéutico de la zona, para Candelaria Mármol, el amor de su vida.

En su interior se destacan las salas de juego, sus exclusivos comedores, sus grandes bibliotecas y sus hermosos vitrales.
En el exterior el parque fue diseñado por el distinguido paisajista Carlos Thays, quien plantó en el lugar más de 200 especies de árboles.
Allí pasaron los últimos años de su vida los felices esposos hasta la muerte de él en 1904 y de ella en 1909.

En 1937, sus descendientes construyeron en el lugar la Iglesia de La Candelaria. Rebeca, hija de los fallecidos dueños, eligió el sitio donde sus padres descansarían por toda la eternidad y, entre el nicho de los dos, reservó el que sería para ella.

Hoy se pueden visitar tanto el castillo como la estancia en donde se levanta el templo católico.

¿Querés descubrir más de este lugar? ¡Dale Play al video!

¿Te quedaste con ganas de seguir paseando por Buenos Aires? ¡Empezá a descubrir más lugares increíbles aquí!

¿Qué piensas del artículo?

24 puntos
Upvote Downvote

Escrito por Romina Fasani

Cementerios para conocer en Argentina

¡Cementerios para conocer y caerse muerto!

Lugares poco conocidos de Argentina

5 Lugares increíbles poco conocidos de Argentina