Menú
en , , , ,

¡Cementerios para conocer y caerse muerto!

Cementerios para visitar y recordar con emoción esa experiencia enriquecedora.

Cementerios para conocer en Argentina

Las tumbas, las lápidas, los nichos y todo lo que se puede encontrar en donde descansan los difuntos para siempre son un gran atractivo turístico en cualquier lugar del mundo. Y por eso en Argentina hay varios cementerios para visitar y recordar con emoción esa experiencia enriquecedora.

Ya sea por sus muertos famosos, su belleza edilicia, su entorno geográfico y demás cuestiones, cada cementerio tiene su encanto.
En nuestro país, el más emblemático y visitado tanto por connacionales como por extranjeros, es el
Cementerio de la Recoleta. Pero también existen otros que son merecedores de ser conocidos: el Cementerio El Salvador de Jujuy, El Salvador de Rosario, San Jerónimo de Córdoba y Del Oeste de Tucumán.

 

Todos quieren visitar las tumbas famosas de la Recoleta

Situado en el elegante barrio del mismo nombre, el Cementerio de la Recoleta es, sin dudas, el más emblemático de todos los de la Argentina.
Además de su valor arquitectónico y escultórico, tiene un plus que atrae a turistas de todo el mundo: allí descansan los restos de personajes históricos, líderes políticos como expresidentes de la Nación y exgobernadores, escritores, Premios Nobel, artistas y glorias del deporte, entre otros.
La lista es interminable.

La tumba de Evita es, por lejos, la más concurrida. Pero también se destacan las de Sarmiento, Leandro N. Alem, Illia, Mariquita Sánchez de Thompson, Alberdi, entre un sinfín de figuras destacadas de la historia del país en todos los ámbitos.

Se organizan visitas guiadas, excursiones para colegios y otros establecimientos educativos, charlas, seminarios y mucho más.

El cementerio fue inaugurado el 17 de noviembre de 1822 y se constituyó en el primer cementerio público de la ciudad. Diseñado por Próspero Catelin, luego Torcuato de Alvear, intendente de la ciudad de Buenos Aires, le encargó importantes remodelaciones al arquitecto Juan Antonio Buschiazzo. Así surgió el aspecto que tiene en la actualidad, con un muro de ladrillos, calles internas pavimentadas y una bella entrada de estilo neoclásico.

 

En Jujuy, donde abundan los ruidos más espantosos

Fotografía Diario El Tribuno.

El Cementerio del Salvador de San Salvador de Jujuy, se creó el 13 de noviembre 1907 con un propósito fundamental: no continuar más con la vieja costumbre española de darle sepultura a los finados en los templos religiosos de la ciudad y alrededores.

Su estructura representa un valioso patrimonio arquitectónico, histórico y cultural, que lo han transformado desde principios del siglo pasado en uno de los lugares más visitados de la capital de la provincia norteña.

Uno de sus cuidadores afirma que este lugar “tiene miles de historias y que por las noches se escuchan un montón de ruidos cuando uno pasa por determinados sitios”.
El mito popular parece encontrar sustento en las palabras de Lionel Vilte, el sereno del cementerio desde hace más de 20 años. Y agrega:
“Son ruidos molestos y que hacen daño, hasta a veces se oyen campanas y gritos”.

En Rosario, pero con estilo europeo

Fotografía: Rosario.gob.ar

En la ciudad más importante de Santa Fe, el Cementerio El Salvador de Rosario, tiene estampado las tradiciones arquitectónicas y urbanísticas de las principales ciudades europeas.

Fue inaugurado en 1856 y se encuentra ubicado frente al famoso Parque Independencia, en el corazón de la ciudad. Ocupa una superficie de casi 5 hectáreas y posee más de 50.000 tumbas. Desde finales del siglo XIX se popularizaron las construcciones de los panteones familiares.

Lo más destacado de este lugar donde descansan las almas de los difuntos es la necrópolis, que ofrece diferentes actividades para los rosarinos y los turistas. Con tours en los que se pueden apreciar el patrimonio artístico y cultural, ya que aquí se cuenta gran parte de la historia local.

 

En Córdoba, entre historias de logias, traiciones y muertes trágicas

Foto: La nueva Mañana

Inaugurado en 1843, el Cementerio San Jerónimo de Córdoba está atravesado por coquetas calles internas que rinden culto a innumerables santos católicos.
En su interior, pasear entre urnas, templetes, nichos, mausoleos y panteones es una experiencia enriquecedora, que además permite conocer la historia, el arte, y admirar lo mejor de la arquitectura de la provincia cordobesa.

Durante las visitas guiadas el turista se sorprende con las curiosas historias de varios difuntos que pertenecieron a las logias más fuertes, a personajes populares, a personalidades que fueron traicionadas y otras que encontraron la muerte de la manera más trágica.

 

Cementerios imperdibles: En Tucumán, donde descansa para siempre Lola Mora

Foto: https://agendatucuman.com.ar/

El Cementerio del Oeste de Tucumán, ubicado en Parque Avellaneda, es uno de los más antiguos de la provincia.
Uno de sus principales atractivos es la
tumba de Lola Mora, la reconocida artista tucumana. A tanto llega la devoción hacia ella, que en 2018 la Municipalidad de la capital provincial inauguró en su interior un espacio que le rinde homenaje, donde se puede conocer su vida y obra. 

Tanto los funcionarios municipales como diferentes organizaciones trabajan incansablemente para continuar con la revalorización de distintos espacios del cementerio, que posee unos 3.000 sepulcros, divididos en panteones, sepulturas, mausoleos de grandes dimensiones, sótanos y capillas.

Si sos un viajero incansable, no te pierdas estos 5 lugares maravillosos de Neuquén.

Escrito por Romina Fasani

Salir de la versión móvil