en , , , , , , , ,

Historia argentina: la Masacre de Napalpí

El 19 de abril comenzará el juicio por la verdad por la Masacre de Napalpí, perpetrada el 19 de julio de 1924 contra los pueblos Qom y Moqoit.

El próximo 19 de abril va a comenzar el Juicio por la Verdad por la Masacre de Napalpí. ¿Qué fue lo que ocurrió en 1924 en el entonces Territorio Nacional del Chaco? ¿Por qué es importante juzgar lo sucedido a 98 años después y con todos los victimarios fallecidos?

El 19 de julio de 1924 centenares personas de los pueblos de qom y moqoit fueron asesinadas por las fuerzas represivas estatales bajo responsabilidad del gobierno nacional de Marcelo T. de Alvear y de Fernando Centeno en Chaco.

El inicio del juicio

Ocurrió en la Reducción para indígenas de Napalpí, un espacio de concentración de personas que funcionó entre 1911 y 1956. Una protesta iniciada semanas antes por las condiciones de vida a las que eran sometidas las personas reducidas terminó con una violenta represión llevada a cabo por la Gendarmería de Línea y la policía territoriana. El accionar represivo duró varios días, incluyó un avión que disparó desde el aire y la incineración de cuerpos en fosas comunes.

La masacre fue una consecuencia de las características del sistema de disciplinamiento y control social impuesto a los pueblos indígenas desde el Estado y los sectores privados. Y se la debe entender en una línea temporal de violencia que comienza con las diversas campañas militares de fines del siglo XIX y que continúa con asesinatos masivos de personas durante el siglo XX, como el caso de la masacre de La Bomba contra el pueblo pilagá en Formosa en octubre de 1947, entre otras.

¿Qué es este juicio por la verdad? En 2014, el fiscal Diego Vigay comenzó un proceso de investigación por parte de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Resistencia que culminó en un pedido de Juicio por la Verdad que fue aceptado en 2021 por la jueza federal Zunilda Niremperger considerando las normas de imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad. Al no haber victimarios vivos, este juicio por la verdad reemplaza al juicio penal que hubiera debido llevarse a cabo para juzgar las responsabilidades por la masacre.

Su importancia en términos de Memoria, Verdad y Justicia se debe a varias razones. Una es el carácter oral y público que tendrán las diferentes audiencias en Chaco y Buenos Aires. La posibilidad de escuchar directamente los testimonios de sobrevivientes y familiares de las víctimas. Algunas serán declaraciones presenciales y otras a través de entrevistas grabadas que fueron realizadas por el trabajo, entre otros, del historiador qom Juan Chico fallecido en 2021. También testimoniarán investigadoras/es sobre los diversos materiales de archivos estatales, fotográficos, periodísticos, entre otros, que dan cuenta de la masacre. Será una oportunidad para comprender la necesidad de poner en tensión la historia oral con los documentos históricos.

La diversidad de voces permitirá analizar la masacre de Napalpí en su complejidad: en que no fue una acción represiva intempestiva, sino que fue una respuesta planificada a través del uso de la fuerza policial y militar para someter a los grupos indígenas que ocupaban el espacio público de la reducción. Y cuya motivación se sostenía en el carácter étnico de las víctimas.

También el componente disciplinador que implicó para el resto de las comunidades indígenas de la región: Fue una demostración de cuál sería la respuesta del Estado ante las demandas indígenas. La instalación del terror no sólo en las personas sobrevivientes sino también en las generaciones venideras.

Es una posibilidad de conocer las responsabilidades individuales e institucionales sobre la masacre y también, de comprenderla en el marco de un proceso de genocidio más amplio sobre los pueblos indígenas en nuestro país.

En este sentido, podrá ser también un precedente para el juzgamiento de otras acciones represivas que se hayan llevado a cabo sobre comunidades originarias más allá del tiempo transcurrido desde que ocurrieron.

En relación al futuro, sería importante que la realización de un juicio de este tipo permita que el reconocimiento de la masacre de Napalpí trascienda lo regional y que, por ejemplo, pueda ser estudiada en escuelas de todo el país. Que el 19 de julio sea una fecha que no sólo tenga significancia en la provincia de Chaco. Y que el interés por conocer qué pasó, exceda a investigadores, comunidades, docentes, periodistas y militantes de causas indígenas.

Cuando aún las lógicas negacionistas sobre el genocidio indígena siguen siendo muy fuertes y las prácticas y discursos racistas continúan repitiéndose, se hace indispensable el juzgamiento de estos crímenes de lesa humanidad y genocidio. Aunque hayan pasado casi cien años, es tiempo de memoria, verdad y justicia para la Masacre de Napalpí.

¿Qué piensas del artículo?

1028 puntos
Upvote Downvote

Escrito por Portal Producción

El “Pampa III” despierta interés en la región

Qué son los “museos” selfie, una tendencia que crece