Menú
en , , ,

Historia y maravilla natural en Colón

Colón, la tradicional ciudad entrerriana tiene muchos atractivos para ofrecer a quienes visitan el Caribe entrerriano.

Colon, el Caribe entrerriano

La tradicional ciudad entrerriana tiene muchos atractivos. Entre los que se destacan el Molino Forclaz, ligado a los pioneros, y el impactante Parque Nacional El Palmar. Cuando visites Colón, no dejes de conocerlos y disfrutarlos.

El Molino Forclaz, un viaje al pasado

Erigido entre 1888 y 1890 por Juan Forclaz, el Molino Forclaz constituye un hito y una visita obligada para el que pasea por Colón, Entre Ríos.

Este esforzado hombre y su familia fueron de los primeros colonos en llegar a estas tierras. Y pronto se asentaron en la colonia San José. El objetivo de esta mole era el de moler en grandes escalas los granos de trigo y de maíz.
Su construcción es de estilo holandés y para poder funcionar, claro, necesitaba de vientos fuertes. Pero por las características climáticas de la zona, las ráfagas nunca llegaron a ser lo suficientemente potentes. Y por eso su dueño, con resignación y frustración, se vio obligado muchas veces a utilizar el antiguo sistema de molienda a malacate.

A pesar de la mala pasada que le jugó la naturaleza, Don Forclaz nunca se rindió. Y junto al molino levantó su vivienda, los galpones para depósito de herramientas de labranza y el aljibe, lo que hoy representan una típica chacra de inmigrantes de esa época. Que conformaban principalmente suizos, saboyanos y piamonteses. Y en donde se hacían tareas de labranza de la tierra destinadas a huertas, plantaciones de frutales, pastoreo de animales de granja y sembradíos.

 

En Colón, el Parque Nacional El Palmar, invita a deslumbrarse

Desplegado a través de sus 8.500 hectáreas, el Parque Nacional El Palmar es impactante por donde se lo mire. Creado en 1966, es un sinfín de enormes y espectaculares palmeras Yatay. Que hasta fines del siglo pasado prosperaban por toda la región oriental de Entre Ríos. Por su valor natural y patrimonial, se decidió la creación del parque que se destaca por su selva en galería y el monte xerófilo.

En la actualidad ofrece un completo servicio para el turismo. Tiene excelentes caminos para recorrer en auto, moto o en bicicleta, camping, proveeduría, centro de informes, miradores ubicados estratégicamente para el avistaje de aves y en verano hasta se puede descansar en una hermosa playa.

El palmar de Yatay vive entre 200 y 400 años y embellece el horizonte con sus flores amarillas. Además, tienen un delicioso fruto dulce, que es utilizado para la elaboración de exquisitos licores. La flora se completa con arbustos como la chilca y las hierbas de flores como margaritas y verbenas. La fauna se compone de pájaros carpinteros, ñandúes, perdices y el zorro de monte.

Si querés seguir conociendo la bella zona del Litoral, te invitamos a que pasees por acá

Escrito por Romina Fasani

Salir de la versión móvil